miércoles, 23 de septiembre de 2009

SHH!

Dicen que lo esencial es invisible a los ojos.
Dicen que el que mucho siente, poco habla.
También dicen que un silencio, una mirada, puede más que mil palabras. O que es mejor callar si lo que vamos a decir no es más lindo que el silencio.

Hay quienes callan por miedo; otros por el típico, "no aclares que oscurece". Algunos callan por bronca, por impotencia, porque piensan para qué hablar si no voy a ser escuchado. También están los que callan por resignación, los que esperan en silencio.Algunos callan por comodidad. Otros por dinero. Hay quienes aman en secreto y nunca se atreverán a decirlo.Están los que callan por orgullo.Están esos que hacen silencio pero no se callan, gritan sin palabras, fulminan mirandote a los ojos, se niegan con violencia, con miradas penetrantes, claras, precisas. Los que hablan con sonrisas, divertidas, enamoradas, de aceptación.

Puede que estén aquellos que prefieren reprimirse, aquellos que solo eso conocen, y también esos que están obligados al silencio.
Sea como sea, todos tienen algo en común:
quieren decir algo.

Cuando una persona dice todo lo que piensa muchas veces es llamada frontal, aunque a su vez valiente. Entonces, el que calla, ¿es cobarde?

¿Estará bien juzgar a una persona por sus silencios, por eso que NO dicen?

Hace unos años, me pasaba algo raro: le tenía miedo al silencio. ¿Raro,no?
Hasta el día de hoy, sigo sintiendo cierta incomodidad con esos silencios profundos, a veces TAN profundos que no logro escucharme a mi misma. Todo se apaga.

Creo que la oscuridad y ese silencio detrás del que no oís nada, nos pierde, nos deja sin saber que hacer, adónde disparar, cómo actuar.

Cuando haces una pregunta y no te responden, te fijas en cada detalle, a veces exigís que te respondan, con o sin resultado. Lo importante, lo interesante es que buscas señales, buscas algo que te ayude a responderte.
¿Se la haces fácil, no?

Vuelvo a que el silencio da miedo. Da miedo interpretarlo y estar equivocados.
Hay silencios que duelen, que lastiman.Otros muestran indiferencia, desinterés, desprecio. En un gran contraste hay silencios que dan respeto, que dan alegría.

Sea como sea cuando no nos responden, cuando callan, nos preguntamos por qué, qué. Incluso cómo. ¿Cómo esa certeza se convirtió en silencio? ¿Cómo no se hace cargo? ¿Por qué no responde? ¿Qué tenía para decir?

Uno es esclavo de lo que dice y dueño de lo que calla.

Es tu decisión callarte. Es su decisión el silencio.
Pero...
¿Por qué?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

wwwou; mui pprofundo; te amo muchisimo (L

yocomunicador dijo...

Muy bueno. Es muy reflexivo, dinámico. Muy bien escrito. Te felicito.
Lo siento, no me pude quedar callado. Tenía que comentar. Aunque me gustan los silencios.

Artemisa dijo...

Jaja, gracias Juanma :)
Buenisimo que no te quedes callado,
porque ultimamente y en realidad, siempre, tuve un problema con el silencio.
El escrito es una tregua (? jaja.

dijo...

Vuelvo a leer la entrada y lo único que puedo decir es que simplemente refleja muchas cosas que pienso.
Ya comenté en fb pero bueh xD
Tq!

Pasaron por aquí,.